Dr. Jesus Reyes Zamorano, Cirugía del Aparato Digestivo y Laparoscopía Pagina Principal Mapa del Sitio Pacientes
Inicio Nosotros Padecimientos Procedimientos Pacientes Descargas Contacto

PADECIMIENTOS.

Seleccione un padecimiento para ver su documentación :

 

  Pared Abdominal :
      Hernias


  Estómago :
      Enfermedad Acido Péptica
       (Gastritis, Duodenitis, Ulceras,
        Helicobacter Pylorii )
      Cáncer Gástrico

  Intestino :
      Colon Irritable
       (Colitis espástica, colitis nerviosa)
      Enfermedad Diverticular
      Cáncer de Colon
      Pólipos
      Infecciones Gastrointestinales
       (Diarreas)
      CUCI y Enfermedad de CROHN
      Colitis Isquémica (Angina Intestinal)

  Apéndice Cecal :
      Apendicitis Aguda

  Ano :
      Hemorroides
      Fístulas Anorrectales
      Fisuras Anales
      Abscesos Anorrectales

  Hígado, Vía Biliar y Vesícula:
      Litiasis Vesicular
      Coledocolitiasis
      Disfunción del Esfinter de Oddi
      Lesiones de la Vía Biliar por Cirugía
      Hepatitis
      Cirrosis
      Tumores Hepáticos
      Quistes y Abscesos Hepáticos

  Páncreas :
      Pancreatitis
      Cáncer de Páncreas

¿Qué quieres buscar?

    

Lesiones de la Vía Billiar por Cirugía.





Las vías biliares son los conductos que llevan la bilis del hígado al intestino, y pueden ser dañados durante una cirugía de vesícula.  El daño puede ser provocado no sólo por la propia cirugía en si sino por las propias condiciones de la enfermedad de la vesícula, es decir, en casos en los que la inflamación aguda o crónica puede afectar las estructuras vecinas a la vesícula.  Las lesiones pueden ser fugas, fistulas, estenosis (estrecheces) o secciones completas de algún conducto biliar.

Estas son raras afortunadamente. El índice de lesiones a la vía biliar durante una colecistectomía laparoscópica se reporta entre 0.4-0.6% de los casos.

El diagnóstico de estas lesiones es generalmente en forma temprana por clínica, pero puede haber casos en que se detecte alguna estenosis por ejemplo en forma tardía. Además de la clínica (ictericia, dolor, fiebre, peritonitis) se requieren de estudios muy importantes para determinar el grado y tipo de daño, como ultrasonido, tomografía, colangio-resonancias, col angiografía percutánea y estudios endoscópicos (CPRE).

Inicialmente se realizan algunos procedimientos temporales para evitar la acumulación de bilis en el hígado o abdomen y estabilizar y mejorar las condiciones del paciente, y posteriormente ya conociendo a detalle la lesión por los estudios realizados entonces se planea un tratamiento definitivo. El tratamiento entonces en estos casos consiste en restablecer el flujo de bilis de la vía biliar hacia el intestino. En algunos casos de fugas, fistulas o estenosis el manejo puede ser conservador, con endoscopia  o requerir cirugía. Los casos de sección siempre requerirán cirugía. Cuando se requiere cirugía el objetivo es la reconección del conducto biliar con el intestino y hay diversos tipos de cirugía para lograr esto depende del tipo de lesión. A estas cirugías se les denomina " reconstrucción/derivación bilio-digestiva".  La cirugía que generalmente se prefiere para restablecer el flujo de bilis hacia el intestino es la "hepático-yeyuno anastomosis en Y de roux" ya que es la que mejores resultados ofrece. Se prefiere hacer en forma abierta pero es posible también realizarla por laparoscopia en algunos casos.

 

Caso clínico Colangiografia Percutanea de sección Vía Biliar.

 

 
 


InicioNosotrosPadecimientosProcedimientosPacientesDescargasContacto

2007 ® Todos los Derechos Reservados. Por favor lea los Términos y Políticas de Privacidad
Esta página tiene como objetivo brindarle información y ayuda confiable sobre padecimientos gastrointestinales. No pretende ser sustituto del cuidado o indicaciones medicas.

Licencia de Creative Commons

Diseño y Desrrollo: Enyum.com y Winter Mexico